Legal Tech: ¿una amenaza para los abogados?

Roberto Valladares

Estudiante del “Certificado en Legal Tech en la Era Digital”

MIT Professional Education en colaboración con Esade

rvalladares@lmintelligence.com



En 1893, los hermanos Duryea lanzaron el primer automóvil de un cilindro en los Estados Unidos. El costo del mismo era de US$. 1,500.00, lo que suponía dos veces el ingreso anual de una familia promedio, de manera que solamente un selecto grupo de personas podía adquirir un vehículo.


Unos años más tarde, en 1908, Henry Ford implementó la producción en cadena, lo que conocimos como ‘fordismo’. Gracias a este sistema se produjeron más carros en menos tiempo y a un menor precio. En 1924, el modelo T de Ford llegó a tener un precio de US$ 290.00.

¿Terminó el ‘fordismo’ con los trabajos relacionados con los vehículos? ¿Destruyó la industria automotriz? No.[1]


El modelo de los servicios legales es un modelo de más de 100 años, en el que, al igual que los vehículos, no todos tienen acceso a los mismos, principalmente por el costo.


En la actualidad, el sector legal ha sufrido un terremoto similar al que provocó el ‘fordismo’ en la industria del automóvil. Mediante el uso de varias tecnologías, como la inteligencia artificial o el cloud, por mencionar únicamente un par de ejemplos, la profesión del abogado cambiará para siempre.


¿Quiere esto decir que habrá despidos? ¿Que el número de abogados se reducirá notablemente? No. La forma de trabajar cambiará y las competencias de los abogados también cambiarán, pues deberán conocer nuevas herramientas tecnológicas que mejoren su día a día y el de sus clientes. Los servicios legales serán más accesibles y se prestará atención a todo un mercado desatendido.

En cuanto a las competencias que requerirán los abogados considero que algunas estarán relacionadas con:

a) Gestión y análisis de proyectos

b) Implementación y uso de herramientas y tecnologías de Legal Tech.

c) Trabajar en un equipo diverso, es decir en un equipo no solo de abogados, sino de abogados, ingenieros, diseñadores…

d) Tener un conocimiento básico de las tecnologías relacionadas con Legal Tech.



En cuanto a los nuevos puestos de trabajo que empezaremos a ver, gracias al Certificado en Legal Tech en la Era Digital de MIT Professional Education en colaboración con Esade, hoy tengo claridad respecto a los nuevos puestos de trabajo que estarán disponibles para los profesionales del derecho, pudiendo ser, entre otros, los siguientes:

a) Legal Automation Engineer (LAE): la labor de quien ocupe este puesto consistirá en administrar los procesos de introducción de tecnología —tal y como haría con un programa de automatización de documentos, como Legal Machine—. Asimismo, sería la persona encargada de la gestión y estructuración de las plantillas.

b) Legal Project Manager (LPM): este puesto consiste en mejorar la prestación de los servicios legales. Se centrará principalmente en los procesos y aumentará la previsibilidad, reducirá riesgos y costes y medirá la satisfacción del cliente.

c) Legal Operations Specialist (LOS): este puesto realizará una función multidisciplinar, buscando optimizar los servicios jurídicos prestados.

d) Legal Process Analyst (LPA): será la persona encargada de ayudar a comprender y mejorar los procesos comerciales.


Por lo tanto, el Legal Tech no es una amenaza para los abogados, sino una gran oportunidad para incursionar en un océano azul, atender un mercado hasta ahora desatendido y de una manera más eficiente, el cual podrá ser aprovechado por aquellos que se adapten al mismo, pero principalmente quienes reconozcan la oportunidad y se preparen y capaciten de manera adecuada.


[1] “Blue Ocean Strategy”, W Chan Kim / Renée Mauborgne.

ad 300x300 legal machine.png